El régimen de comunicación previa y la prevención ambiental de las actividades

La ya superada Directiva IPPC de 1996, la Ley estatal 16/2002, de prevención y control integrados de la contaminación, junto al RAMINP, conformaban un régimen de intervención administrativa de carácter preventivo de las actividades con incidencia ambiental que poco o nada permitían la contribución de la comunicación previa del inicio de una actividad como instrumento de prevención. Más juego daba a dicha figura la Ley catalana 3/1998, de la Intervención Integral de la Administración ambiental, aunque la misma quedaba desvirtuada al establecer su Reglamento de desarrollo que, previamente al inicio del ejercicio de la actividad, los servicios técnicos municipales podían efectuar una comprobación, pasándose a ejercer la actividad bajo la responsabilidad del Ayuntamiento.